Marcha LGBT en Copacabana
 
Marcha LGBT en Copacabana

 

 Por Fabio Carballo

 

 El pasado sábado 25 de junio se realizó la primera marcha de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) en el municipio de Copacabana, Antioquia. Se denominó al evento “Primera Marcha por la Vida y la Diversidad Sexual”. Según la publicidad, el objetivo era “la sensibilización de la población en la importancia del respeto, la inclusión y la reivindicación de los derechos de la población de lesbianas, gay, bisexuales  y transgeneristas (LGBT) del Municipio en aras de la paz y la convivencia con la diversidad y la diferencia […]”. Los organizadores decidieron darle un toque serio a la marcha al decirle a los marchantes que no recurrieran a la rumba, al alcohol y a la harina. La convocatoria incluía a personas LGBT y heterosexuales de Bello, Barbosa, Copacabana y Girardota. El lema fue “Somos familia de mil colores”. En la promoción y ejecución de la marcha tuvo un papel protagónico la psicóloga Alejandra Quintero, presentadora del programa televisivo Sexo a lo bien de la Secretaria de Salud del Municipio de Medellín.

Por lo general, los eventos LGBT se han realizado en ciudades grandes. Ciudades que atraen un buen número de personas de dicha comunidad y amigos de éstos. Por eso, no deja de sorprender que un pueblo con menos de cien mil habitantes, como Copacabana, ya tenga su propia marcha. Cuando El Diván Rojo, página de internet dirigida por Quintero, bautiza a la marcha como “Primera marcha […]”, está anunciando que habrá una segunda y así sucesivamente.

Copacabana no es el pueblo más católico de Antioquia, de los siete años que llevo viviendo en el municipio, lo reconozco como un lugar liberal, donde la rumba, el licor y las drogas tienen su asiento establecido. Cuando lo comparo con otro poblado, con más o menos el mismo número de habitantes, como Marinilla, encuentro que Copacabana no un centro conservador en el norte del Área Metropolitana, así tenga un busto de Laureano Gómez en su parque principal. Bien sabemos los que aquí vivimos de los carnavales en el Barrio Villanueva, donde los hombres se disfrazan de mujeres; de las fiestas de la naranja, donde la gente amanece bebiendo en el centro del pueblo; de la fiesta de San Isidro y de un primero de enero dantesco, con borrachos durmiendo en las calles y policías nerviosos antes cualquier acontecimiento.

Si algo tiene de conservadurismo católico Copacabana, es la Normal Superior María Auxiliadora. Mientras otros colegios como el José Miguel de Restrepo y Puerta tienen sus desfiles carnavalescos en algún momento del año. Los estudiantes de la Normal salen por las calles en procesión siguiendo una imagen de la patrona del colegio. La Normal María Auxiliadora, de donde es egresada la psicóloga Alejandra Quintero, presentadora de Sexo a lo bien, directora de El Diván Rojo y promotora y organizadora de la marcha LGBT de Copacabana. Pero, en honor a las probabilidades, diré que su perfil profesional viene de su universidad, la Fundación Universitaria María Cano.

Siendo así, me pregunto ¿Qué tanto se irrespeta a la comunidad LGBT en Copacabana? ¿Será que son más irrespetados aquí que en Santa Rosa de Osos? por ejemplo. Si lo que se quiere con la marcha es reivindicar los derechos de la población LGBT ¿Será Copacabana el mejor lugar para manifestarlo? ¿No será mejor hacer una marcha en Girardota?

Pero muchas más preguntas se tendrían que hacer. Por decir algo, alguna de las marchantes se presenta claramente como heterosexual, pero al mismo tiempo, se identifica como una mujer dedicada al hedonismo. ¿Será que los que se dedican al hedonismo se interesan en diferenciar si el placer viene de una mujer o de un hombre? ¿No es más bien la búsqueda de placer por el placer, sin ninguna limitante? Pero pensemos que es un tipo de hedonismo heterosexual, cosa complicada para una mente “abierta”.  


En la Biblia se encuentra la siguiente sentencia, “Mudaron la verdad de Dios en mentira, y honraron a la criatura antes que al Creador […]. Por lo cual Dios los entregó a afectos vergonzosos, porque aun sus mujeres mudaron el uso natural, en el uso que es contra la naturaleza”, Romanos 1:25.  Por eso los evangélicos no podemos cambiar esta posición. No irrespetamos a las personas, pero decimos lo que creemos. Los LGBT pueden dar sus ideas en Telemedellín, las pueden publicar en periódicos y en sus páginas web. Sin embargo, los creyentes de la Biblia, por cualquier cosa, como este pequeño texto, somos señalados inmediatamente de homofóbicos. Y de seguro algunos, los más recalcitrantes, van a gritar: ¡HOMOFOBIA! ¡HOMOFOBIA! La verdad que no hay homofobia en estas palabras. No hay temor en hablar con un homosexual, no hay miedo en compartirle el evangelio de Cristo. Tanto así que creo importante expresar con sinceridad esta posición. 

Cuando en una marcha LGBT, en el pueblo donde vivo, se llevan letreros que dicen “Somos familia de mil colores”, ¿será irrespetuoso decirles No? “Somos familia de un color: papá (hombre), mamá (mujer) e hijos”. ¿Será eso homofobia? En mis diálogos con homosexuales (cabe decir que por mi trabajo pastoral me he encontrado con algunos homosexuales que me piden consejo),  ninguno me ha tildado de homofóbico, los he tratado con el mismo respeto y la misma atención que trato a un heterosexual. Pero me es imposible no decirles lo que pienso. En casi todos he encontrado un patrón: alguna experiencia homosexual satisfactoria temprana, y además, en un buen número de ellos, por no decir que todos, algún grado de bisexualismo. 

Dice la Biblia que cuando el hombre o la mujer toman la decisión de no honrar a Dios, de no aceptar a Dios, de buscar su propio placer, de no tener a Dios en su conocimiento, entonces, Dios los entrega a su perverso entendimiento (Romanos 1:28). Esto me da a entender que cualquier persona en este mundo, puede llegar a ser homosexual. Y es por eso, que desde esta iglesia se instruye a los padres a que sean claros en la educación y orientación sexual que quieren dar a sus hijos. La verdad, poco creemos en el discurso del libre desarrollo de la personalidad, así tenga como base el artículo 16 de la Constitución Colombiana. El ser humano desarrolla su mente, gracias a múltiples influencias, tanto familiares como sociales, la persona, racionaliza esas influencias y crea su propia representación de la realidad. ¿Será eso libre? ¿No dice la Biblia, instruye al niño en su carrera y aún cuando fuere viejo no se apartará de ella? 

Una de las consignas de los autollamados cristianos homosexuales, es que cada persona debe aceptarse tal y como es. Esto conlleva la decisión de “salir del closet”, es decir, manifestar abiertamente su inclinación sexual. No cabe duda, en muchas iglesias evangélicas hay personas que desean sexualmente a gente de su mismo sexo. Personas que para los abiertamente gays no han salido del closet. Sin embargo, llega la pregunta, ¿es un valor en la Biblia aceptarnos tal y como somos? Desde esta mirada, un poco distópica, es todo lo contrario. El mensaje de Jesús no fue el aceptarse tal y como se es, el mensaje de Jesús fue el negarse a sí mismo, “Entonces Jesús dijo a sus discípulos, si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame”, Mateo 16:24. ¿Esta negación implica los deseos sexuales? Ciertamente, el deber como cristianos es tratar de obedecer al Maestro, quien habló del cuidado del cuerpo como templo de Dios. No estoy diciendo que ningún cristiano peque, cometa adulterio o fornicación, estoy diciendo que esa no debería ser la regla de un creyente.

Las estrategias educativas de las últimas administraciones de Medellín (Fajardo y Salazar) -la cultura ciudadana- están a la vista: partidos de futbol entre la policía y las bandas armadas, los colegios de calidad sin patios de recreo, las reuniones y apretones de manos entre la Rexixtencia y Los del Sur y los programas televisivos que enseñan a los jóvenes a buscar el placer sexual sin correr riesgos. No veo cambios en este asunto, no creo que una futura alcaldía de Aníbal Gaviria o de Luís Pérez vuelque su mirada a un conservadurismo moral, desgastado para la actual sociedad, que va quedando en muy pocos, sobre todo en aquellos que confían en la Biblia. A pesar de esto, ese Libro seguirá hablando, seguirá siendo guía de muchos, seguirá indicando caminos espirituales, seguirá siendo baluarte moral, columna de vida para aquellos que quieren la verdad con gracia, la verdad con respeto, la verdad con amor, pero al fin de cuentas, la verdad que tiene la vida eterna, Juan 5:39.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por:16-08-2011, 03:13 (UTC)
ibbcopacabana
ibbcopacabana
Offline

Sí, nosotros también vemos que las cosas van en esa dirección. Por eso no estamos tan escandalizados. Saludos.

Comentado por Alejandro., 15-08-2011, 00:30 (UTC):
Matrimonio y adopción para parejas homosexuales, prontamente...Para que se escandalicen un poco más, y se vayan acostumbrando de una vez. Saludos.

Comentado por:27-07-2011, 17:46 (UTC)
ibbcopacabana
ibbcopacabana
Offline

En un Estado liberal los individuos tienen el derecho de hacer lo que quieran mientras no afecten a otros. Debe ser un Estado que le brinde garantías a los individuos. Si los homosexuales se quieren unir de hecho, ellos sabrán. Mi punto de vista bíblico me enseña que será un fracaso más en la búsqueda de la satisfacción individual. Creo que el problema político se concentrará más en el asunto de la adopción, dado que interviene un tercer sujeto (el niño) y que tener un niño por parte de dos personas del mismo sexo es contra naturaleza. La Corte Constitucional dice que podrán formar una unión parecida al matrimonio, ¿parecida implica adopción? Me parece un problema de interpretación de la Cosntitución. La Corte se lava las manos mandando al Congreso a legislar. Y como lo muestra la Biblia, tarde que temprano el Congreso dará el SI al matrimonio y seguramente, algún día, a la adopción (Lcs 17:26-30).

Comentado por Marcela, 27-07-2011, 16:24 (UTC):
Así las cosas, las parejas gays tendrían en el 2013 la posibilidad de unirse en una figura similar a la del matrimonio civil, con los derechos y deberes que ese acto implica. cual es su opinion con respecto a eso, porque la corte argumenta que son persona que tienen el mismo derecho a unir sus vidas si asi lo desean



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: