Lección 6
 



 
Por último mi amado hermano, quiero decirte, que por diversas circunstancias, en algunas ocasiones puede que te desanimes en la fe, no pienses que Dios ya no te ama, o que ya no eres salvo, o cualquier cosa que te venga a la mente para rebajar tu maravillosa fe, esas son acusaciones del enemigo (Revelación 12: 10)
 
Te quiero entonces regalar algunas ideas que te ayudarán a estar firme:
 
 
  • Entiende que la salvación es segura, no se pierde
La salvación es un regalo de Dios, El no te la va a quitar te la dio por la fe, y no por obras y nada de lo que hagas o dejes de hacer te al quitará (Efesios 2:
  • Confía en las promesas de las Escrituras
En la Biblia existen muchas promesas de Dios para los creyentes, como que el nos ayudará con nuestro vestido (Mateo 6: 28-30), con nuestra alimentación (Mateo 6: 25-26), que Dios nos guardará de la muerte, pues en su manos están los tiempos (Salmo 91: 1-4; Salmo 31: 15), y así muchas otras, en nuestra peregrinación en esta tierra, como en la gloria.
  • Recuerda que después de cada tormenta viene la calma.
 
  • Recuerda que Dios hace todo a su tiempo
Generalmente somos muy impacientes cuando le hacemos una petición a Dios, pero él tiene su tiempo y sabe si lo que pedimos es lo que necesitamos o si necesitamos otra cosa o si no necesitamos nada (Gálatas 6: 9)
  • Descubre las cosas pequeñas con las que Dios te cuida.
David destruyó a Goliat con una piedra, Jesús usó barro para sanar a un ciego, y así Dios hizo cosas un poco raras, pero es para avergonzar lo poderoso (1 Corintios 1: 26-29). Seguro algunas pequeñas cosas te han pasado y han sido de ayuda en tu vida.
 
  • Caza almas
Algo muy importante es hablar con la gente del evangelio, cuando ganas un alma para Cristo, cuando rescatas a alguien de las llamas del infierno, le encuentras el verdadero sentido a la vida. (Proverbios 11: 30).
 
  • Nunca desmayes ni en tu lectura de la Biblia, ni en la oración, ni en congregarte.
Dios verá tu perseverancia y te sacará del lodo cenagoso, le dará salida a la prueba. (Salmo 40: 2; 1 Corintios 10: 13)
 
 
Jehová te bendiga y te guarde
Haga resplandecer Jehová su rostro sobre ti
Y haya de ti misericordia
Jehová alce a ti su rostro, y ponga en ti paz
Números 6: 24-26
 
Más creced en la gracia, y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora, y hasta el día de la eternidad. Amén.
2 Pedro 3: 18
 
 
 
 
Fabio Carballo