Lección 1
 


Hermano, hace pocos días que recibiste la salvación por medio de la fe en Jesucristo. Dios en su inmenso amor te llamó y tú aceptaste el llamado. Hoy debes tener alegría al saber que posees vida eterna en el Hijo de Dios, y que ese regalo te lo dio Dios de manera gratuita, sin intervenir ninguna obra de caridad o de piedad.
 
Ahora, ya tienes una relación con Dios pues has pasado a ser su hijo (Juan 1:12), así que es necesario que establezcas con mucha prontitud una manera directa de comunicación con tu Padre Celestial. El te adoptó en su familia y tú debes de empezar a caminar a su lado en tu nueva vida cristiana.
 
Por ejemplo, cuando un bebé llega al mundo de las primeras palabras que pronuncia son papá y mamá, él tiene la necesidad de comunicarse con aquellos que le ayudan y le cuidan, de igual manera, ahora tú, mi querido hermano, eres un bebe espiritual, que empiezas en la vida cristiana y necesitas empezara a hablar con tu Padre, ese diálogo se llama ORACIÓN.
 
¿Qué es la oración?
Orar, significa en primer término hablar, orar es hablar y hablar con Dios, es exponerle a Dios lo que salga de nuestro corazón. En nuestra relación espiritual, tenemos muchas cosas que aprender y por lo tanto necesitamos estar hablando constantemente con Papá Dios  (1 Tesalonicenses 5:17).
 
¿Existe algún ejemplo de Oración?
A lo mejor tu piensas que no sabes orar, esto es por razón de que las religiones nos han implantado la idea que orar es muy complicado y es para hombres estudiados, pero mi hermano, si tú sabes hablar (o pensar ideas coherentes), entonces sabes orar, si puedes entablar un diálogo con otra persona, entonces puedes entablar un diálogo con Dios.
Así, la oración no tiene que ser muy larga o muy corta o muy estudiada, lo importante es que sea un diálogo sincero entre tú y Papá Dios.
 
Verdaderamente si existe un ejemplo de oración, lo encontramos en Mateo 6:9-13, y nos ayuda a saber como relacionarnos mejor con nuestro Padre, no se tienen que repetir siempre las mismas palabras aunque si tu quieres lo puedes hacer, pero recuerda, que salgan  de tu corazón:
 
·         Padre nuestro que estás en los cielos. Lo primero es que debes de orar al Padre, recuerda que Dios es una familia Padre-Hijo-Espíritu Santo, pero es un solo Dios, así que tus oraciones, que van dirigidas a Dios, principalmente deben ir dirigidas al Padre. El énfasis de nuestras oraciones no es el señor Jesucristo o el Espíritu Santo, sino el Padre (Jehová). No debemos de orar a nadie más, ni a Maria, ni a un santo, ni a un muerto, o a nada más.
·         Sea Santificado tu nombre: En la oración es importante reconocer la santidad de Dios. El nombre en la Biblia representa a la misma persona, así que cuando decimos santificado sea tu nombre le estamos diciendo a Dios, que El es santo, es un ser sin mancha ni pecado. Así que la oración que hacemos debe estar cargada de respeto a Dios.
·         Venga tu reino: Debemos decirle a Dios que estamos esperando su venida a gobernar el mundo.

·        

 
Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. En este punto mostramos nuestra confianza en que el Padre sabe hacer las cosas y como Él las hace está bien.

·         Danos hoy nuestro pan cotidiano. Le pedimos por nuestra provisión de comida y vestido o las necesidades que tengamos.
·         Perdona nuestras deudas. Debemos constantemente pedir perdón a Dios, pues aunque hayamos sido salvos seguimos en una naturaleza de pecado que nos lleva a cometer algunas faltas por la que debemos pedir a Dios su perdón.
·         Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal. Pedimos que el Señor no nos permita llegar a puntos donde podemos ceder a la fe, que nos ayude en la vida a estar con la gente y situaciones que no dañen nuestra espiritualidad. Probablemente podemos aquí pedir que nos ayude con otro empleo, ya que el que tenemos nos lleva a pecar, etc.  Aquí también estaremos intercediendo por otros.
·         Por tuyo es el reino, y el poder y la gloria. Es una alabanza que le debemos dar al Rey de los cielos y dueño del universo.
 
¿Qué pasa con las oraciones que antes hacia?
Esas oraciones son muy bonitas en su lenguaje, y probablemente salieron del corazón de aquellos que las escribieron, pero no de los nuestros y lo que Dios quiere es que cada uno le adore de verdad, no con las oraciones de otros (Juan 4: 23-24).
 
¿Cuánto tiempo debo de orar?
El tiempo que disfrute en la presencia de Dios, no hay un tiempo determinado, algunas personas lo que tienen que decir lo dicen en 10 minutos, otros necesitan 1 hora.
 
¿Cuáles son entonces las formas en que se divide la oración?
  • Alabanza; Confesión; Intercesión y petición.
 

 
Hermano, para que nuestra relación con otra persona sea satisfactoria es necesario estar en constante diálogo, con el Señor mucho más. Lo mejor es que empieces tu día en oración por la mañana y que lo termines en oración antes dormir. Te aseguro que así siempre recordarás a tu Padre y tu Padre, si lo estás haciendo con amor, se acordará de ti.