Integridad y ética
 

Hombres de integridad

Integridad y ética

El significado de la palabra integridad es un poco complicado, el diccionario de la RAE dice que integridad es la cualidad de íntegro. ¿Cuándo algo será íntegro? Cuando no le falta ninguna de sus partes, allí algo está íntegro. También la palabra nos habla de algo completo y bien organizado, esto es, que no le falta ni le sobra, que está en el punto exacto, eso cuando hablamos de una cosa. Lo mismo se puede llevar al campo humano, un hombre íntegro es uno que está completo y que está funcionando en todas sus parte y que no le falta nada.

En 1 Reyes 9: 4-5, la Biblia dice lo siguiente, “Y tú, si anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón, y en equidad, haciendo todas la cosas que yo te he mandado y guardando mis estatutos y derechos; yo afirmaré el trono de reino sobre Israel para siempre, como hablé a David tu padre, diciendo: No faltará de ti varón en el trono de Israel”.

En esos versos encontramos el principio de la integridad y el principio de la equidad, por ahora sólo nos concentraremos en el de la integridad. Si una persona está andando en integridad, tiene, delante de Dios, la mitad de la victoria, de la bendición.

A la integridad también la podemos definir como ética, la ética es un conjunto de normas morales que rigen la conducta humana. ¿Qué es y qué no es ético? Esa es una buena pregunta, pero ojo, todos sabemos cuando estamos haciendo lo que no es correcto, lo que es inmoral, lo que no es ético. Noten que esto tiene que ver con nuestro comportamiento, veamos Tito 2: 7, “Dándote a ti mismo en todo por ejemplo de buenas obras: mostrando en la enseñanza, integridad, gravedad”. Esto significa que este hombre Tito debe vivir lo que enseña. ¿Qué será lo contrario a la integridad? Si lo íntegro es lo completo, lo incompleto, lo dañado. Una moral dañada. El mundo quiere dañar la moral del creyente y de las personas en general, Cristo quiere que el creyente esté en su punto. Quiero darles dos ejemplos, uno de integridad y uno de falta de ética.

El primer ejemplo lo saqué de una novela llamada El baile  de una escritora ya fallecida llamada Irene Nemirovsky. Esa obra que es muy corta relata la situación de una familia de nuevos ricos en Francia de los años 20 que se proponen hacer un baile para darse a conocer en la sociedad aristocrática. Tomé el siguiente fragmento para que lo analicemos y discutamos donde se acaba la integridad (están haciendo las invitaciones al baile):

“-La niña tiene razón-terció el papá sorprendido; ¿Cómo se te ocurre invitar a esa vieja loca? Si no la soportas…

La señora Kampf se encogió de hombros, impaciente:

-¡Ah! No entiendes nada. ¿Cómo quieres que se entere la familia si no? A ver, dime, ¿ves desde aquí la cara de la tía Loridon que riño conmigo porque me había casado con un judío, y la de Julie Lacombe y el tío Martial, todos de la familia que nos hablaban con aquel tonillo protector porque eran más ricos que nosotros, te acuerdas? En fin, es muy simple, si no invitamos a Isabelle, si no estoy segura de que al día siguiente se morirán todos de envidia, ¡lo mismo me da que haya baile como que no!”

Ahora miremos un ejemplo de integridad. En los juegos olímpicos de Paris en 1924, había un corredor cristiano, se llamaba Eric Liddel, él fue un misionero de la Iglesia Evangélica de Escocia, él pensaba que no debía correr un domingo o Sabbat, porque ese día era para Dios, así qué, decidió no correr los 100 metros planos que era su especialidad. Sin embargo, en un último esfuerzo por hacerlo desistir de su decisión, personalidades de Escocia hablan con él. Un compañero suyo le propone correr otro día diferente a un domingo y es entonces que Liddel gana los 400 metros planos, sin claudicar en su convicción de no hacerlo un domingo, ¡eso es integridad! Les motivo a que vean la película, se llama Carros de fuego.

Muy bien, entonces podemos ir entendiendo que es una vida en integridad ¡Qué significa una vida integra! Tiene mucho que ver con la ética, pero va más allá, pues la ética va en la relación con los otros, mientras que la integridad va en relación con Dios y con los otros.

En David podemos ver la falta de estas dos cualidades. 2 Samuel 11

Él faltó a su integridad y a su ética porque no salió a la guerra, como era el momento, sino que envió a otras personas. v. 1.

Él faltó a su integridad, no a su ética, porque durmió hasta tarde. Uno puede faltar a su ética también si el dormir hasta tarde afecta a otras personas.

Él faltó a su integridad porque se quedó mirando a la mujer. Según el mundo no faltó a su ética, mientras ella no se diera por enterada.

Él faltó a su integridad y a su ética, porque se acostó con ella usando su título de rey. Cuando un pastor, utilizando su puesto de pastor, enamora a una hermana y se acuesta con ella, él está faltado a su integridad y a su ética. Cuando un jefe, utilizando su puesto de jefe, enamora a una empleada y se acuesta con ella, él está faltado a su ética. Cuando un hombre rico, enamora a una chica pobre utilizando su riqueza, él falta a su ética. Cuando una mujer mayor adinerada, busca a un joven  para tener sexo con él, porque no le pegará una enfermedad de transmisión sexual, ella falta a su ética.

David faltó a su integridad preguntándole a Urías cosas que no tenían que ver con su propósito, v. 7. Él le pregunta por la guerra, por Joad. Bien, David pudo haberle preguntado al mismo Joad por medio del mensajero, pero él buscaba otra cosa. Uno falta a su ética y a su integridad cuando pregunta cosas que no tienen que ver con el propósito inicial. ¡Lo que David buscaba era acomodarle el hijo a Urías!

David faltó a su integridad dándole comida y bebida a Urías, v. 12-13. Cuando una persona invita a otra a comer y a beber pero con el propósito de sacar algún provecho de ello, está faltando a su ética y a su integridad. Por ejemplo, algunas veces los misioneros extranjeros se ganan a los colombianos invitándolos a restaurantes costosos, pero lo que buscan es que les trabajen, ellos faltan a su integridad delante de Dios y a su ética delante del hombre. El pobre evangelista colombiano está feliz porque nunca había comido en tal restaurante, pero ojo, si lo invitaron a comer con el propósito de darle comida, Gloria a Dios, pero si lo que buscan es su sumisión y que no hable conforme a la Biblia, ellos están faltando a su integridad. Ojo, en la Biblia uno debe de guardarle sumisión a Dios y respeto a los hombres. O Sea, integridad delante de Dios y respeto a los hombres.   

David faltó a su integridad y a su ética cuando mandó poner a Urías delante de la compañía de guerra, v 15.

¿Qué pensaría Joab, el jefe del ejército de David sabiendo esto de su señor, “bueno y este hombre qué, por qué manda matar a un hombre tan valeroso”. Note la actitud de Joab con el rey después de la muerte de Absalón. 2 Samuel 19: 4-7. Ya no le hablaba como rey, ya David había perdido su integridad.

 


 "Agradecemos sus opiniones, pero no aceptaremos comentarios que pueden resultar ofensivos y nos creemos en libertad de borrarlos".





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Fabio Carballo, 18-03-2014, 04:10 (UTC):
Me alegra que haya servido. me gustaria seguir en contacto. puedes por favor mandarme algunas fotografias tuyas y de la iglesia. estaremos en oración. carballo1602@gmail.com

Comentado por jorge paredes, 13-03-2014, 13:54 (UTC):
gracias hermano por el mensaje tenia la idea de integridad, pero me aclaro mas ver el ejemplo que uso.saludos de Guatemala, soy pastor de la iglesia bautista solo Jesús salva,



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: