¿Qué le disgutó a la FIFA?
 

 

26/08/2009

 

¿Qué le disgustó a la FIFA?

 

Un hombre llamado Jim Stjerne Hansen, secretario general de la Federación de Futbol de Dinamarca sentó su protesta ante la FIFA por la oración que hicieron los jugadores de Brasil tras salir campeones de la Copa Confederaciones en junio pasado. Stjerne Hansen dijo al diario danes Politike, "Personalmente no pienso que el deporte y la religión puedan ser mezclados a tal grado  que veamos una manifestación religiosa [...]” Así como rechazamos una manifestación política, también debemos rechazar las manifestaciones religiosas. Hay demasiados riesgos involucrados en esto, por ejemplo, con las personas de diferente religión en los clubes”. Ante este llamado humanista, la FIFA advirtió a la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) sobre la inconveniencea de este tipo de manifestaciones religiosas.

 

 

En el partido final de la Copa Confederaciones entre las escuadras de Brasil y Estados Unidos, después de ir perdiendo 0 a 2, los cariocas lograron remontar el marcador en el segundo tiempo dando como resultado final el 3 a 2 a su favor. Al final del cotejo unas cuarenta personas, entre jugadores y directivos se reunieron en algún lugar del gramado, frente a unas 60.000 personas que llenaban el estadio Ellis Park en Johannesbrugo, Sudafrica, e hicieron una oración.

 

 

 

 

Un buen número de los jugadores de Brasil pertencen a alguna iglesia evangélica de su país. Entre los más destacados están Kaka, Zé Roberto, Edmilson, Luisao y Cafú. A la FIFA no sólo le disgustó la oración de los jugadores, también que llevarán camisetas con mensajes cristianos.

 

 

 

 

Se supone que Europa es el lugar de mayor libre pensamiento en el mundo. A diferencia de los Estados Unidos o de Asía, los europeos son unos tremendos defensores del agnosticismo, esto es, creen en Dios, pero no pueden demostarlo. Las manifestaciones del agnosticismo europeo son bien simpáticas, ”crea en Dios, pero no le diga a nadie”, ”no moleste con sus creencias, respete a todos lo demás”. Esa es la forma de desarrollo filosófico práctico moderno que muchos de los políticos colombianos importan.

 

 

 

 

Parece que en Europa se ofenden por cualquier cosa, pero no, ¡no es cierto! De acuerdo a las noticias que escuchamos, en el avanzado continente la gente se ofende sólo de ciertas cosas, no de todas las cosas. Por ejemplo, se ofenden de que las musulmanas lleven un velo en su cabello, pero no se ofenden de que algunas mujeres limpien sus jardines en toples; se sorprendieron de que un bus tenga una inscripción que dice ”Dios si existe, disfruta de la vida en Cristo”, esa fue la noticia, pero la noticia no fue la de los buses ateos y librepensadores donde se leía, ”probablemnete Dios no existe, deja de preocuparte y disfruta la vida”; el presidente francés se divorció de su esposa y empieza su tercer matrimonio con una modelo italiana y las farras de Silvio Berlusconi, paisano de la esposa de Sarkosy, no causan más que risa. ¡Amigos y hermanos, ese es el mundo avanzado, para allá vamos!

 

 

 

 

Ahora usted comprende que es lo que yo quiero decirle y sino lo comprende se lo digo: el mundo va hacia la inmoralidad, el mundo humanista, el mundo ilustrado, el de las grandes universidades, el del libre pensamiento, ese mundo que tanto admiramos sigue esa corriente, la corriente de Efesios 2: 1-2.  

 

 

 

 

Lo que le cochó a la FIFA no fue que ganara Brasil, no fue que el marcador hubiera sido 3-2, no fue que llenarán el estadio, no fueron los canticos de los seguidores, no fueron los anuncios publicitarios, no fueron los jóvenes que se drogan para ir a futbol, no, no, no. Lo que le chocó a la FIFA es que un grupo de hombres cristianos evangélicos, se arrodillaran en la cancha y oraran. Esa es la verdad lo que le chocó a la FIFA fue la oración, fue que el mensaje que dieron los futbolistas fue el mensaje cristiano.

 

 

 

 

Ahora se dice que quieren prohibir las manifestaciones religiosas en el próximo mundial, a lo mejor no lo hacen, pero algún día lo harán, esa es la verdad y es profético. Lo que viene es la tribulación, lo que viene es la persecución contra los judíos, contra los que entiendan el mensaje de Dios, lo que viene es lo anticristiano. ¡Gloria a Dios que nos librará de la ira venidera! 1 Tesalonicenses 1: 10.

 

 

 

 

 

 

 


 "Agradecemos sus opiniones, pero no aceptaremos comentarios que pueden resultar ofensivos y nos creemos en libertad de borrarlos".






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: