¿A quién está sirviendo?
 

 

14/06/2009

 

 

 

¿A quién está sirviendo?

Mateo 16: 13-17; 21-23

 

Por Fabio Carballo

 

Introducción

En los últimos años se ha escuchado hablar mucho de una enfermedad llamada trastorno bipolar. Entiendo que esta patología consiste en que una persona pasa por períodos fuertes de depresión y alegría excesiva en marcos muy estrechos de tiempo. Así, hoy puede estar super feliz y mañana estará con ganas de suicidarse,  la persona es una sicótica.

También entiendo que la multiplicación de este mal tiene que ver con la calidad de vida y la forma de vida que se lleva en Occidente. En las semanas que acaban de pasar me encontré con amigos que entre horas cambiaron su actitud. De las lágrimas a la risa y de la risa a la depresión. ¡Y seguro mi hermano! esto fue sólo cuestión de horas o minutos. Y bueno, yo no creo que ninguna de estas dos personas esté loca, simplemente están llenos de presiones. Una de las cosas más chistosas en la sociedad occidental es que nos toca llevar muchas vidas, somos padres, hijos, esposos, abuelos, tíos, estudiantes, trabajadores, etc. No somos una persona, somos muchas y esto nos vuelve maniático depresivos.

Yo no sé si Pedro tenía esta enfermedad, seguro en su época ni era una enfermedad, pero Pedro nos muestra en muchos pasajes de la Biblia cambios de ánimo supremamente radicales.

El punto al que llego es este, con Dios debemos de tener un mismo ánimo, ser unánimes sería la palabra. Pues corremos el riesgo de que en la mañana le servimos a él y en la tarde le servimos al diablo. Notemos esta actitud en el pasaje que leímos. ¿Qué diferencia el servicio a Dios del servicio al diablo? Veamos.

1.      Lo de Dios se dice en público, lo de Satanás se hace en secreto

Algunas cosas se deben quedar en secreto, hay dos tipos de secretos, el bueno y el malo (Mateo 2: 7; 6: 4). Incluso en el mensaje que estamos hablando Jesús pide que no se divulgue su identidad (Mateo 16: 20). ¿Cómo conocer el secreto bueno y el secreto malo? O mejor ¿Cómo saber si lo que hacemos en secreto es bueno o es malo? Tengo una clave, si uno teme que lo descubran entonces es malo. Si uno guarda un secreto porque espera el mejor momento para decirlo o para que se vea, será bueno. Todo secreto que se verá después es bueno. Pero todo secreto que uno quiere que nunca se descubra es malo. El que da limosna no quiere que nadie, a lo mejor, nunca se entere que él la dio, pero la gente sabrá de esa limosna y a lo mejor algún día se dan cuanta y no va a importar mucho, pero el que se roba algo nunca quieren que la gente sepa eso. El adultero quiere esconder las cosas bien escondidas. Que nadie se entere, que nadie sepa. Entonces, lo de Dios saldrá a luz. Y note este punto,  lo secreto saldrá a la luz y cuál será la sensación en el día del juicio (Lucas 12: 2-5). Pedro estará muy avergonzado en el juicio de que se le diga que un día quiso impedir el camino de Dios, lo mismo cuando se retraía para no comer con los gentiles (Gálatas 2: 12-14). Entonces diferenciemos y entendamos cuando estamos sirviendo a Dios y cuando estamos sirviendo al diablo.

 

2.      Lo de Dios alaba a Dios, lo de Santanas reprende a Dios

Pensemos que la primera vez Pedro alaba al Señor, pero la segunda le reprende, le reconvino, le instó. Mejor dicho, es una manera de decirle a Dios que él no está haciendo bien las cosas, que él está  equivocado. Aunque humanamente, claro está, esto está descontrolado, o sea, a nuestro parecer la razón la tenía Pedro. Así nosotros, tenemos problemas con nuestro entendimiento de lo que Dios quiere cuando pensamos que somos nosotros los que tenemos entendimiento de lo de Dios. Humanamente, seguro, que le hubiéramos dicho al Señor que no sufriera. ¡Para nosotros es imposible entender que en el sufrimiento encontramos la verdad de Dios! en las situaciones duras es que Dios nos da más de él y nos presenta una nueva visión. Allí aprendemos a depender de su gracia. Aquí, entro a pensar que la gracia de Dios sólo llega en el momento de la derrota. Para nada hay gracia si hay labor, si hay esfuerzo, la gracia llega cuando nosotros damos toda la gloria a él. Dios puede utilizar a Satanás para darnos a entender y darnos fuerza en nuestra vida espiritual. 2 Corintios 12: 7-9. Evidentemente, yo creo en el esfuerzo, en el profesionalismo, en el trabajo duro para lograr las metas, pero si podemos combinar esas dos cosas, gracia y esfuerzo, tendremos una gran victoria. Esforcémonos y al mismo tiempo pensemos que todo proviene de Dios.

3.      Lo de Dios no se entiende humanamente, lo del diablo sí

Note que en la primera ocasión Pedro estaba contrario a lo que decía la gente, los hombres veían en Cristo a Juan el bautista, a Elías o a alguno de los profetas, la gente en verdad tenía mucha fe. Pues Juan ya había muerto, pensaban que había resucitado, lo mismo que Elías o algún otro profeta. Ellos al ver la forma de los milagros de Jesús se asustaban de manera que sí, creían en una fuerza divina a la manera judía, pero no llegaban a pensar que ese era el Cristo, el Hijo de Dios, el ungido de Dios, el Mesías de Israel (Lucas 9: 7-9). No, ellos no llegaban hasta ese punto, Pedro estaba en contradicción con la gente.

 

Después Pedro estaba con la gente, Jesús le dice que no entiende lo que es de Dios, sino que entiende lo que es de los hombres. Su razonamiento está con los hombres. En la época de la razón, nosotros nos volvemos irracionales y creemos en las verdades indemostrables, no tenemos mucho problema con el postmodernismo desde esta perspectiva.

 

La razón le dice que las iglesias más grandes son mejores, su fe le dice que no (2 Corintios 5. 7, habla de que andamos por fe y no por vista) Y la justicia de Dios se descubre de fe en fe (Romanos 1: 17). La razón le dice que donde hay dinero se vive mejor, su fe le demuestra lo contrario, la razón le explica que sus amigos le ayudarán y sus enemigos lo enterraran, la fe hay veces nos dice lo contrario, que nuestros enemigos nos ayudarán y nuestros amigos nos traicionarán. La fe no se encuentra muy a menudo con la razón. La razón le dice que lo mejor es salir de aquí, pero la fe le muestra que no. Si nos dejamos guiar por el entendimiento de los hombres, entonces lo más seguro, es que estamos dejándonos guiar por el diablo y no por Dios. En 1 Juan 5: 19 dice que el mundo está bajo el maligno, entonces si andamos conforme a los hombre estamos bajo el maligno.

 

 

Conclusión

Yo concluyo con el versículo 25: “Porque cualquiera que quisiere salvar su vida la perderá, y cualquiera que perdiere su vida, por causa de mi, la hallará”. Usted puede pensar cómo tener un proyecto de vida, cuál puede ser su mejor proyecto de vida, cómo obtener más fácil las cosas, cómo ganarse el dinero de mejor manera, pero déjeme decirle, Dios por su misericordia le ayudará, pero lo mejor no es estar pegados de su misericordia, lo mejor es estar pegados de su voluntad. Salve su vida, perdiendo sus razonamientos y dejando todo designio a la luz de la Palabra. Esa es la mejor vida.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: